Ir al contenido principal

Europa dixit: No es aceptable estar en el Consejo Europeo acusado de corrupción



"Claramente no es aceptable continuar en el Consejo Europeo si estás acusado en un caso de corrupción". Son palabras de Nina Holland, experta en economía del Observatorio Corporativo de Europa. Y es que no debe ser muy cómodo para los organismos y dirigentes europeos tener que relacionarse con un individuo como Raxoi sobre el que recaen más que sospechas de haber recibido dinero negro que, obviamente, defraudó al fisco de su país. Y que, en todo caso, tuvo la desfachatez de cambiar la normativa sobre Registros de la Propiedad, cuando era ministro de Administraciones públicas, para seguir cobrando, de manera compartida, el sueldo de registrador, aun estando en excedencia desde hacía años. Asuntos como ese, deben resultar chirriantes en Europa teniendo en cuenta que, en el resto de países de la Unión, están acostumbrados a la dimisión de los políticos en cuanto se les pilla en un renuncio. 

Tan inaudito y escandaloso como para que la Comisión Europea haya redactado un informe interno, en el que muestra su inquietud por la extendida corrupción en este país que no acaba de perder ante Europa la imagen de pandereta y bandoleros de Sierra Morena, trasmutados en el presente en dirigentes políticos. O peores, porque aquellos, cuentan crónicas y consejas, robaban a los ricos para dárselo a los pobres en una versión ibérica de Robín Hood, mientras que los actuales golfos apandadores hacen exactamente lo contrario, roban a los pobres para regalarles a los ricos el producto de su latrocinio. 

Escandalizada y preocupada, Europa se muestra inquieta por las consecuencias que puedan tener los escándalos de corrupción en los inversores internacionales, que no entienden la forma en la que se está gestionando desde el Gobierno del PP el escándalo de corrupción que les afecta. Cuestionan, tanto la defensa de Rajoy “todo es falso, salvo algunas cosas” como la ausencia de dimisiones: “En cualquier país del Norte la situación sería diferente” señalan. Y recuerdan, siempre off the record, aunque oficialmente se muestren cautelosos que “hace tiempo que los socios europeos ponen el énfasis en las obras faraónicas, en los kilómetros del tren de alta velocidad, en la inflación de aeropuertos: con ese tipo de escándalos es difícil ver cómo Madrid puede reclamar nuevos fondos regionales”. 

No debe ser muy digerible para los líderes europeos, que tienen el hábito de la transparencia –en todos existe una ley ad hoc-, los muchos dislates que acontecen en este triste país, en el que el partido de Gobierno, que aplica recortes sin cuento, cuando presenta sus cuentas blancas se compruebe que para nada han asumido la necesidad de recortes. Sus funcionarios vieron aumentados sus salarios, los despedidos cobran substanciosas indemnizaciones que nada tienen que ver con las que padecen los afectados por la inicua reforma laboral, esa que tanto alabó Europa en su momento, pero sobre la que luego reprochó que se hubiese llevado a cabo sin contar con los sindicatos. 

Hace unos días el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo advirtió al Estado español que no se puede desahuciar a personas o familias en el caso de que no se le proporcione una vivienda social donde residir. Debe resultar escandaloso, por muy conservadores que sean, y muchos recortes que apliquen los gobiernos ultraliberales, que en este país la gente acabe con su vida ante el drama de ver a su familia y a ellos mismos sin techo que les cobije, porque el Estado no toma las medidas necesarias. 

Los desahucios y los alarmantes índices de paro preocupan a la UE, gobernada por los conservadores, porque teme un estallido social en un país donde se suceden suicidios a consecuencia de los desahucios, el dinero entregado por el BCE no se destina en hacer fluir créditos para reactivar la economía, sino para regalárselo a los bancos –principalmente a Bankia, una entidad formada por Cajas de Ahorros de las autonomías gobernadas por el actual partido de Gobierno- y en el que a la vez que se sube el IVA se amnistía a los defraudadores, muchos de ellos relacionados con una trama de corrupción que afecta al partido en el gobierno, que ha permitido que muchos millones de contratos públicos hayan sido inflados en detrimento del bien público para enriquecer a una delincuencia organizada en torno a lo público. 

Nina Holland, señaló que la Comisión Europea ya ha vivido otros casos de corrupción, que deberían frenarse de forma más eficaz. "En los últimos años se ha legislado para que la Unión Europea tenga más poder en la prevención de los casos de corrupción, pero estas políticas no están siendo bien dirigidas para solventar esos problemas". La economista del Observatorio Corporativo de Europa, destacó  la importancia de la lucha contra los lobbies, una práctica vinculada a la corrupción política. "No es normal que jefes de gobierno y ministros que deben servir al bien común sigan las directrices de intereses privados". 

Holland censuró el hecho de que los integrantes de un gobierno formen parte de los consejos de grandes empresas al dejar el cargo, porque lo considera un claro ejemplo “de la presión de las entidades privadas”,  y una amenaza la ecuanimidad de las decisiones gubernamentales. Hay que recordar que en este anómalo país, expresidentes como Aznar o González, forman parte de empresas como Iberdrola o Enagás, sobre las que tomaron decisiones cuando gobernaban. El último escandaloso nombramiento en una empresa privada de un exgestor público fue el de Rodrigo Rato que, como ministro, privatizó Telefónica y en la que recientemente ha sido nombrado consejero. 
Para bochorno de la los ciudadanos que lo son, tendrán que ser los organismos europeos los que pongan fin a la corrupción de unos gobernantes que, apalancados e impunes por mor de su mayoría absoluta, se enrocan en sus poltronas negándose a tomar medidas contra los corruptos porque todo el conjunto padece la misma enfermedad. 
Pensar que Raxoi y sus allegados van a asumir sus culpas, presentar la dimisión y traspasar el poder a políticos de su partido, si los hubiera, que no estén enfangados en el barro de la corrupción resulta una entelequia. O creer, con optimismo que, ante muchos millones de firmas de ciudadanos, el actual Gobierno pueda asumir que es rechazado por la ciudadanía y dimita, es otro sueño. 
Una vez más, habrá que volver la mirada a Europa, para ver si, desde la UE, nos salvan de las miserias patrias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…