Ir al contenido principal

De la valentía de Ada Colau y Beatriz Talegón al cinismo de Draghi



Me van a perdonar, respetados lectores, si hoy saco a pasear, con entusiasmo, mi orgullo feminista, para celebrar con admiración, la valentía de dos mujeres que permiten que exista una luz de esperanza al constatar que no todo está perdido, y que hay mucha dignidad y muchas posibilidades de cambio y revolución, pese a la imagen de pasiva mediocridad de una clase política a todas luces inútil e indiferente ante el sufrimiento de la sociedad. 

La representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Ada Colau, aunque no solo ella sino todos los integrantes de ese colectivo, lograron el milagro democrático de que el reaccionario PP tuviera que rendirse a la evidencia de que no puede hacer oídos sordos al clamor de los muchos miles, o tal vez millones, de ciudadanos sometidos a la injusta y abusiva presión de los bancos, y asumiera la necesidad de tomar en cuenta la Iniciativa Legislativa Popular sobre la dación en pago, con carácter retroactivo,  y el cambio de la Ley Hipotecaria.  Es muy posible que cuando se debata en el Congreso el PP se posicione, como siempre hace–porque esa es su ideología y su carácter, como el alacrán- en contra de cualquier cambio legislativo que suponga frenar la avaricia de la banca. Aunque el paso de imponer ese debate a una clase política que lleva mucho tiempo mirando para otro lado supone un hito en la democracia de este no tan adormecido país. 

La sola aceptación de debatir la ILP representa un triunfo social, la demostración de que los ciudadanos pueden, tienen el derecho y la obligación, de tomar posturas y presionar al Gobierno a la hora de luchar contra las injusticias, al participar de la vida política en algo más que en depositar una papeleta en una urna cada cuatro años,  para, en el transcurso de ese tiempo, convertirse en convidado mudo en la fiesta, o, y tal como están las cosas, en el vodevil o la farsa de la democracia. 

El triunfo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca anuncia que, como clamaron en la tribuna del Congreso, y que les costó la expulsión del hemiciclo, e incluso la detención de uno de sus miembros, efectivamente, sí se puede. El pueblo tiene que incidir en las decisiones de los políticos y estos no pueden permanecer aislados en su torre de marfil, sordos a los problemas de la ciudadanía, por mucho que invoquen una representatividad que, en la actualidad han perdido,  a fuerza de mentiras unos y estolidez los otros. 

Ada Colau, la cabeza visible de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, demostró la pasada semana, ante el Congreso, la determinación de hacer oír la voz de los cientos de miles de ciudadanos que sufren un problema que ha costado cuatro vidas en cinco días, y más de veinte desde que estalló la crisis. Y como cabeza visible del citado colectivo ha evidenciado que existe coraje y valentía en una ciudadanía que no está dispuesta a resignarse con las injusticias de un Gobierno que, a partir de ahora, debe tomar buena nota de que no puede seguir haciendo oídos sordos al clamor ciudadano.  

Se podría decir que, con el triunfo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y el millón cuatrocientas dos mil ochocientas cincuenta y cuatro firmas que respaldan la reforma de la Ley Hipotecaria y exigen la dación en pago, comienza un viaje sin retorno hacia la democratización real de este país. Se está en el buen camino. ¿En el camino de Islandia?

Y si Ada Colau, plantando cara a los políticos y deletreando con todas las letras la postura de la banca, ‘criminal’ la llamó y hoy se ha demostrado que lo es, con la muerte de tres personas en menos de veinticuatro horas a causa de la amenaza de desahucio, otra mujer, Beatriz Talegón, de la Internacional de Jóvenes Socialistas, atestiguó que hay esperanza en la socialdemocracia cuando los jóvenes como ella tomen el relevo de unos políticos en la actualidad anquilosados y sin respuestas.

El vídeo de la intervención*, ante la Internacional Socialista, de la representante de los jóvenes de esa ideología, Beatriz Talegón, ha permitido constatar que ellos tienen clara cuál es su ideología y qué cosas no pueden permitirse en ella. Que les afeara el hecho de celebrar la reunión del socialismo mundial en un hotel de lujo en la elitista localidad portuguesa de Cascais, al que llegaron todos en lujosos automóviles, puede considerarse una anécdota en su intervención, porque lo importante fue el rapapolvo que dirigió a unos líderes que, hace años, están distanciados de la ideología socialista, y de sus obligaciones como supuestos líderes en contra de la opresión, las diferencias sociales, y el poder de lo oligarquía.

Beatriz Talegón recordó a los representantes de la Internacional Socialista su obligación de estar al lado de la gente, de ser parte del pueblo, al conminarles a que no hagan dejación de su responsabilidad de luchar por un mundo mejor y más justo. Con su apasionado discurso la joven socialista puso el dedo en la llaga de la actual indolencia de los líderes socialistas, y con ello encendió una llama de esperanza para quienes aún creen que el socialismo puede cambiar un mundo dominado por los tiburones de las finanzas. 

Y en contraste a la valentía y sensibilidad de dos mujeres que representan el valor de la lucha por la democracia y la justicia, por la defensa de los derechos de la ciudadanía, en el mismo día en el que se consiguió que la voz del pueblo se impusiera a la abulia de unos políticos alejados de los dramas de la sociedad, se constató una vez más en manos de quiénes está la UE, con la visita –a puerta cerrada para hurtar a los ciudadanos las intenciones de los tiburones de las finanzas- del director del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que tuvo la desfachatez de, congratulándose de los recortes y abusos impuestos por el PP a la ciudadanía, manifestar que entiende el sufrimiento de la población, pero que las finanzas están mejorando. 

Lo que no dijo, aunque es del conocimiento de todos, es que esa mejora de las finanzas que tanto importan al cínico presidente de la banca europea, se ha conseguido al precio de que los ciudadanos pierdan derechos y bienestar. Y hasta sus vidas. 

De modo que es importante que la ciudadanía tome conciencia de su poder para poner pie en pared a los manejos de tipos como ese, y a todos los que gobiernan, en este país y en el resto de Europa, solo en defensa de los intereses de los malnacidos especuladores financieros. Como se ha demostrado hoy en el Congreso: Sí se puede. Pongámonos a ello. 





 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…