Ir al contenido principal

Sanidad Pública: Un gasto superfluo para la economía neocon


Cuando Cristine Lagarde, Presidenta Gerente del FMI, declaró que el problema de las sociedades avanzadas es que la gente vive muchos años y eso supone un gran gasto para los Estados en pensiones y sanidad, abrió una peligrosa puerta a decisiones que están poniendo en riesgo la salud y la seguridad de muchos cientos de miles de jubilados y pensionistas en este país. Con un concepto absolutamente nazi, el Gobierno del PP y los de las comunidades autonómicas allá donde gobierna, decidió poner coto al gasto que generan los más mayores, y en tanto los más débiles, al acordar medidas como la imposición de repago de medicamentos a los jubilados. El euro por receta en la Comunidad de Madrid o la decisión de la Presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, de cerrar los Puntos de Atención Continuada en veintiún pueblos, dejando a los habitantes de esos municipios -poblados la mayoría por personas de edad avanzada-, sin atención médica de ocho de la tarde a ocho de la mañana, condenados a recorrer más de setenta kilómetros -una distancia que la señora Cospedal considera que pueden hacerse en 'quince minutos'- son la evidencia del desprecio por la salud de los mayores. 

El nuevo horario, decidido por el Servicio Regional de Salud de Castilla-La Mancha, supondrá, según el gobierno del PP en la citada comunidad, un ahorro de un millón de euros. Y poner en riesgo la vida de miles de personas, según advierte el Presidente del Colegio de Médicos castellano-manchegos, Francisco Parra. Él es uno de los muchos que se oponen a una medida que pone en riesgo la vida de miles de personas que han salido a la calle de sus pueblos, junto con alcaldes y concejales, incluidos los del PP, a protestar contra esa medida de ahorro. La decisión de cerrar los ambulatorios, condenando a los usuarios de la sanidad pública a ponerse enfermos solo en horario de oficina o, en caso contrario, jugarse la vida con la posibilidad de perderla, pone de manifiesto la indiferencia del PP por los problemas de los ciudadanos. 

Pone el PP en evidencia que mintió descaradamente cuando, durante la campaña electoral, y dicho por la propia Presidenta de esa comunidad, la misma que ahora priva del derecho a una buena sanidad a miles de ciudadanos, que no se cruzaría esa línea roja. Aunque en realidad el PP, y muy especialmente Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, consejero de Capio Sanidad, tenían muy claro que en cuanto llegaran al poder,  privatizarían la Sanidad Pública en beneficio de empresas a las que pertenecen familiares y amigos. 

 Al desmantelar el servicio de Urgencias en esos veintiún pueblos de Castilla-La Mancha, el PP contribuye a la despoblación de los mismos, porque muchas personas mayores no pueden arriesgarse a carecer de un servicio básico e imprescindible que marca la diferencia entre vivir o morir y se plantean abandonarlos. Lo preocupante es que la medida podría extenderse a otras comunidades, dado que el PP hace mucho tiempo, el que lleva gobernando, que cruzó la línea roja de la que habló durante la campaña electoral con el fin de engañar a los votantes.

El desprecio por los derechos, y aun la vida de los ciudadanos, es característico de políticos fascistas cuyas decisiones se orientan, sistemáticamente, a tomarlas únicamente en beneficio propio. La indiferencia por uno de los sectores más vulnerables de la sociedad que viene mostrando el PP -o CiU en Catalunya- al imponer el pago de medicamentos, el euro por receta -que el Constitucional ha suspendido en los territorios gobernados por Artur Mas, y que sin duda suspenderá en Madrid y Euskadi, donde el Gobierno del PNV acaba de anunciar su implantación a través de su portavoz, Josu Erkoreka- y reducir la atención de Urgencias, que suelen necesitar sobre todo ancianos y bebés, los conservadores de todo pelaje, ya sean del PP, CiU o PNV, dejan claro que sus políticas siempre se inclinan antes por reducir gastos que por atender necesidades básicas de la ciudadanía. 

Al tiempo derrochan mucho dinero en asuntos prescindibles. En Castilla-La Mancha, donde el Gobierno de Cospedal dice que ahorrará un millón de euros -con unos presupuestos de dos mil ochocientos millones- con la medida, a la vez gasta más de millón y medio en publicidad institucional que es realmente publicidad del PP castellano-manchego, y emplea, como ejemplo del despilfarro, una substanciosa cantidad en subvencionar asociaciones de tauricidas y cazadores, a la vez que importantes partidas para la celebración de infames espectáculos de tortura animal . Y en Catalunya, donde los recortes sanitarios han levantado a miles de ciudadanos en pie de guerra, el Gobierno de Artur Mas destina un generoso presupuesto a mantener en el extranjero oficinas de representación o embajadas. No resulta extraño, dado que el propio Gobierno de la nación presidido por Mariano Raxoi, lleva una similar política de recortes y gastos.

Sin necesidad de aludir a la iniquidad que supone dedicar una enorme parte del presupuesto a satisfacer la deuda externa, que ha aumentado exponencialmente con el rescate para sanear entidades bancarias que, cuando recuperen los beneficios no los van a revertir a las arcas del Estado, el Gobierno de Raxoi asigna dinero a asuntos que en nada suponen un beneficio para los ciudadanos y sí para intereses particulares. Siempre a entidades afines a su ideología. Porque si hace unas semanas se supo que ha entregado la nada despreciable cifra de novecientos mil euros a la fundación FAES, presidida por Aznar, también se conoció hace pocos días que, en contra de lo que se votó en el Parlamento en la pasada legislatura, ha vuelto a subvencionar el Diccionario de la Academia de la Historia, plagado de falsedades y redactado, mal, por pseudohistoriadores que no hacen honor a su profesionalidad al tergiversar la historia reciente, inclinándose descaradamente por defender a los personajillos, muchos de ellos asesinos, del régimen franquista a la vez que demonizan a los políticos de la II República. Dignos de mención, a la hora de hacer comparaciones entre gastos necesarios y superfluos, son los recortes en Sanidad y Educación con la generosa aportación a la secta católica, que en 2013 recibirá del Estado, supuestamente aconfesional, la nada desdeñable cantidad de más de trece mil millones de euros.

Así, el PP maneja los dineros del Estado con la misma arbitrariedad de un millonario loco, con la diferencia de que el segundo dispone de su patrimonio y el partido gobernante lo hace con el dinero de todo el pueblo, perjudicándole e incluso, como en el caso del cierre de Servicios de Urgencia en Castilla-La Mancha, poniendo en riesgo la vida de las personas con unas políticas de lesa humanidad que deberían llevarlo a los Tribunales internacionales.

Mas estos están de parte del actual Gobierno Supranacional de los Mercados, que prima, como puso en evidencia la señora Lagarde cuando lamentó la longevidad de los europeos, el ahorro en beneficio de los especuladores sobre los derechos de la ciudadanía. Incluido el derecho a la vida que el PP tanto se empeña en conservar cuando se trata de una célula fecundada o un enfermo terminal.

Comentarios

  1. Hola Luisa, ya tienes tu primera entrada en la UBP. Puedes verla en la página del blog. Para que pueda mandarte el código necesito tu email. El mío ya lo tienes. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Tú también lo tienes en los correos que te he enviado ayer y hoy. Si no es así, dímelo para que pueda remitirtelo de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. bienvenida luisa gracias por incoporarte aqui tienes una amiga y una compañera, seria genial que te hicieras cuenta en twiter para estar mas unida con nosotros, y seguro que eres una gran twitera gracias por tu entrada, una denuncia de una realidad, si lo que cospedal esta haciendo en Castilla y la Mancha es una masacre.Me gusta mucho la entrada y tu forma de escribir, enhorabuena y bienvenida a la UBP, besoss

    ResponderEliminar
  4. Te lo vuelvo a dar porque no me ha llegado nada: adriblog001@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…