Ir al contenido principal

Mosaico de dislates: La triste imagen de un país a la deriva


La Audiencia Nacional juzgará al excoronel Amadeo Martínez Inglés por un delito de calumnias e injurias graves contra la Corona, por el que se le pide una pena de año y medio de prisión y el abono de costas por un valor de dos mil euros. La causa del procesamiento del exmilitar e historiador está en un artículo publicado en el medio digital Canarias Semanal.org titulado 'Por qué no te callas ahora' en el que, según la Audiencia Nacional, se ofende gravemente al titular de la Corona. Un asesor científico, recientemente nombrado miembro del Comité de Bioética de España, manifestó en la cadena Intereconomía que hay fábricas de refrescos que utilizan fetos de bebés abortados para endulzar sus productos”. El Ministerio de Justicia expone, como razones para indultar a un conductor kamikaze, que lo hizo porque 'padece epilepsia'. A la vez niega esa gracia a una mujer, madre de tres hijas, condenada a año y medio de prisión por haber comprado, con una tarjeta bancaria que no era suya, pañales y comida para sus hijas por un valor de ciento noventa y tres euros.

Esas tres noticias, que se pueden leer en diversos medios digitales o en prensa de papel, proporcionan la foto fija de un país que se diría dictadura o república -perdón, monarquía- bananera. El genial humorista Quino dibujó, en incontables ocasiones, a su encantadora creación, la repipi y contestataria Mafalda, llorando ante un globo terráqueo o por el contrario riendo compulsivamente ante un periódico en el que se leían noticias que relataban el devenir diario de su país. Leer la prensa en este nuestro nos puede hace reaccionar como a la pequeña héroina del argentino, bien con lágrimas o víctimas de ataques de risa compulsivos. Porque enfrentarse a la visión de los medios produce no pocos sobresaltos, acompañados, las más de las veces, de ataques de indignación e impotencia, al ver cómo, por mucho que digan que pertenecemos a Europa, estamos regresando a tiempos del pleistoceno, o del naZional catolicismo, que viene a ser lo mismo.

Que a estas alturas de la democracia se procese a un señor por expresar su opinión sobre el Jefe del Estado nos retrotrae a un pasado obscuro y siniestro. Martínez Inglés, arremete contra la Audiencia Nacional, de la que dice tiene 'el ADN del antiguo Tribunal de Orden Público franquista', en una carta publicada con motivo de la citación al juicio, que se celebrará el próximo trece de febrero*. Es de temer que esa opinión pueda costarle otro procesamiento tal y como marchan las cosas en este triste país. El excoronel fue expulsado del ejército, tras pasar cinco meses en prisión, en 1990, por el horroroso crimen de mostrarse partidario de la profesionalización del ejército. Desde entonces ha escrito inumerables artículos y varios libros, alguno en contra de la figura del Borbón. Preferir una república a una monarquía no es delito, de momento, mas si el republicano recuerda, como hace el exmilitar, que el actual monarca fue designado por el dictador Franco, y que el pueblo no ha avalado su ascenso al trono, parece que ya se raya en materia delictiva, máxime si, además, se recuerdan algunos datos de la biografía real o se pregunta por sus finanzas. Pareciera que en este país, con jueces con alma de cortesano, la libertad de expresión no existiera cuando se habla de la figura de un rey actualmente cuestionado a causa de sus extravagancias, cacerías y amistades femeninas incluidas. Y sobre el que algunos opinan debería abdicar en su hijo. Aunque otros muchos consideremos que no es que deba abdicar, sino irse del país, llevándose consigo toda la prole borbónica y adláteres.

Y si el procesamiento por injurias al jefe del Estado desprende tufos dictatoriales y represivos, hay noticias que serían materia de chanza si no ocultasen tras ellas el drama de un país que está siendo gobernado por integristas que vienen convirtiendo las instituciones en su coto privado, en el que solo tienen cabida quienes comparten sus pensamientos más retrógrados. El Gobierno tomó al asalto el Comité de Bioética de España nombrando a representantes más cercanos al pensamiento inquisitorial que a lo que se espera de un científico. Uno de ellos es un obseso antiabortista, Nicolás Jouve, catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares, y ex presidente de la Sociedad Española de Genética. Ese buen señor se descolgó, en el programa de la cavernaria cadena televisiva, Intereconomía, afirmando que “hay fábricas de refrescos que utilizan fetos de bebés abortados para endulzar sus productos”. El dislate del científico responde a un bulo interesado propagado por una asociación antiabortista norteamericana.** No es la primera vez que ese científico, tan apreciado por el Gobierno del PP, afirma barbaridades que deben dejar helados a sus colegas más civilizados.

En otra ocasión, el excéntrico catedrático, mantuvo que las vacunas, tan útiles en la prevención de enfermedades infantiles, 'pueden producir autismo'. De posturas absolutamente reaccionarias el catedrático publicó un artículo en el que afirmaba que “parece obvio resaltar que la tolerancia o la aceptación moral de la conducta homosexual es muy dependiente de si hay una tendencia congénita, y por tanto determinada genéticamente, o si, por el contrario, es una opción libremente aceptada como un modo de vida en cualquier caso irregular y desordenado”. Su antiabortismo y su posicion contra los homosexuales, o contra la investigación con células embrionarias, le bastastaron al Gobierno para elegirle como miembro del Comité de Bioética, con el fin de, apoyándose en las teorías de gente como él, legislar al capricho de la secta católica, aún a costa de utilizar argumentos pseudocientíficos infumables.

Y para completar el mosaico de desafueros y estupideces con los que nos obsequian las instituciones de un país en el que los políticos ignoran la voluntad y las necesidades de los ciudadanos, obran con absoluto desprecio por la razón y la lógica, cabe añadir que el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, alegó sobre el injustificable indulto al conductor que causó la muerte de otro, cuando circulaba en dirección contraria, en que 'padece epilepsia' ***. Argumento un tanto peregrino, que como señala una comentarista a la noticia en el diario 'Levante EMV', “Hanna y los lobos”, no lo es de recibo para su concesión.

Permitirán que copie las palabras de tan sensata forera respecto a las palabras del ministro Ruiz Gallardón: “Inadmisible y cínica argumentación, en la que hace acto de presencia, cómo no, el expresidente Zapatero. 1. Resulta que alguien padece epilepsia. 2. Ese alguien obtiene el carné de conducir, para lo cual es imprescindible estar libre de una sola crisis durante un año y ha de pagar a la compañía de seguros 4 veces más de lo usual. 2. Este epiléptico debe ingerir fármacos -barbitúricos, benzodiazepinas, bromuros, carbamatos o hidantoinatos- que están absolutamente reñidos con la ingesta de alcohol, y estos mismos, con la conducción; así que, había que descartar la ebriedad, pero se presenta como 'virtud' del homicida. 3. Conducía en sentido contrario, un kamikaze, y, antes de haberse producido el accidente por el que se le juzgó, homicidio, ya había aterrorizado y embestido a otros conductores, a uno en concreto por detrás, antes de haber realizado el giro para conducir en sentido contrario, sin haberse detenido a mirar siquiera; tampoco al ver que la gente se echaba al arcén cuando lo veía aproximarse en sentido contrario. 4. Se le condena por homicidio, por lesiones muy graves a la novia del fallecido y por daños, pero a continuación se le indulta porque padece epilepsia en angelet. 5. ¿Está reñida la cárcel con la epilepsia? Muchos hemos tenido en clase a un alumno epiléptico; sus propios compañeros, en ocasiones niños de doce o trece años, saben como actuar frente a una crisis, y son los primeros en intervenir, de no haber un profesor en ese momento, estando en el patio, por ejemplo. Por otra parte, dado que obtuvo el carné, se trata de una epilepsia, o bien sin apenas crisis, bien controladas estas con los fármacos adecuados; y aun en otro caso, precisamente el estar rodeado de otros adultos, hace inmejorable para él mismo el que se fuera a padecer una de esas crisis durante el internamiento. En síntesis: si una persona con epilepsia puede conducir, actuar como un kamikaze, aterrorizar, ser un homicida, ¿por qué no debe permanecer en la cárcel?”

Las noticias recogidas en este posteo son tan solo algunos ejemplos del país en el que vivimos: con jueces cortesanos y represores, científicos reaccionarios y unos gobernantes con un sentido laxo y caprichoso de la justicia y de sus obligaciones, que deberían pasar, entre otras cosas, por erradicar de la vida pública a tanto sinvergüenza como anda emponzoñándola en lugar de proteger a los corruptos de todo pelaje y condición. Y ante todo ese bochorno, siempre queda flotando en el aire un pensamiento inquietante: ¿Cómo nos verán los europeos de verdad?





Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…