Ir al contenido principal

Imitar a los mineros: Decir basta a los recortes de un gobierno al servicio de los bancos


El apoyo de miles de madrileños a los mineros asturianos, leoneses y turolenses está convirtiéndose en una fiesta democrática. La participación de muchos más miles de personas que en la celebración de la dichosa copa de fútbol supone un logro y la constatación de que para movilizar a la ciudadanía solo hacen falta personas dispuestas a luchar por sus derechos.

A pesar de las agresiones de las llamadas 'fuerzas de seguridad' los mineros no han dado un paso atrás. Aunque los antidisturbios hayan disparado indiscriminadamente pelotas de goma directa e ilegalmente a la cara de los manifestantes, hiriendo incluso a una niña. El balance ha sido de setenta y seis heridos, la mayoría causados por las fuerzas de seguridad, que más habría que llamar, como en los tiempos del franquismo, fuerzas represivas.

La violencia policial podría acabar muy mal, porque los mineros no son los estudiantes del IES Lluis Vives de València, y están acostumbrados a vérselas con los represores. Hay que recordar que fue el único colectivo capaz no solo de enfrentarse con el régimen fascista de Franco, sino de derrotarlo. Y no tendrán empacho en hacerlo con el Gobierno- del PP, of course- de Raxoi, que tiene la desfachatez de decir que los recortes son impuestos por la UE y que ‘no tenemos libertad’ como país para tomar otras medidas.

Miente Raxoi descaradamente y lo sabe. Como lo sabe una ciudadanía que empieza a estar muy harta de recortes que se hacen caer siempre sobre los mismos, mientras la oligarquía, los grandes empresarios y los banqueros no sienten sobre sus bolsillos y sobre sus vidas las consecuencias de la crisis que ellos causaron.

No le ha dicho Bruselas a Raxoi que hurte a los mineros las ayudas que la propia UE dio para ese revitalizar la minería. No es verdad que el carbón español no sea competitivo y lo saben bien quienes conocen ese sector.  Es una más de las falacias inventadas por un presidente oligarca que solo gobierna con la mirada puesta en beneficiar a los suyos. Es difícil saber pero no sería extraño que tras la decisión de desmantelar la minería del carbón esté detrás algún exportador ‘amigo’ que tenga previsto hacer substanciosos negocios importando ese mineral.

Tampoco le ha dicho Bruselas que cargue contra los funcionarios -a los que muestra una especial inquina, porque la supresión de días para asuntos propios no reduce el déficit-, contra los dependientes y sus familias, los parados o los jubilados, sobre quienes hace caer todos los recortes para ayudar a un determinado sector de la banca –principalmente Bankia, esa cueva de ladrones- y a una patronal reaccionaria y esclavista. Lo único que le ha dicho Bruselas es que tiene que reducir el déficit.

Aunque no lo reduce como ha hecho el presidente francés, François Hollande, que ha subido el IRPF al 75% a los millonarios, o un 15% los impuestos a la banca, y ha gravado los de sucesión y patrimonio, prohibiendo además a las entidades bancarias que abran sucursales en paraísos fiscales. Todos los españolitos deberían saber que esos 62.000 millones de euros que Raxoi quiere recortar en dos años destruyendo el estado del bienestar se podrían conseguir en tan solo uno si hiciera caso a las propuestas de los inspectores de hacienda, que se concretaban, como ya les contaba hace unos días, en una política fiscal progresiva y justa.

En lugar de eso sube el IVA, contribuyendo a un menor consumo, al empobrecimiento de los más vulnerables de la sociedad, mientras los directivos de las empresas que cotizan en bolsa se suben el sueldo un 5% sobre una media de cerca de 160.000 euros anuales de retribución; y que contribuyen al erario con una miseria porque colocan sus fortunas en las SICAV que cotizan al 1%. Y no ha tomado una sola medida contra los poseedores de grandes fortunas, las grandes empresas o la banca.  

La reacción a los salvajes e injustos recortes anunciados hoy por el presidente Raxoi, aplaudidos con entusiasmo desde las bancadas del PP, no se ha demorado. La izquierda parlamentaria –en la que desgraciadamente no se puede contar al PSOE, aunque muchos de sus diputados estén furiosos con la tibieza de la respuesta de Rubalcaba- ha reaccionado muy duramente a las decisiones tomadas por la mayoría absoluta de un Gobierno –del PP, of course- que ejercita su poder a base de decretazos como si viviéramos en una dictadura.

Los sindicatos ya han anunciado movilizaciones que, espontáneamente y coincidiendo con las de los mineros, han sacado a las calles de Madrid y Barcelona a cientos de miles de personas.  Es posible –y deseable- que esas movilizaciones arrastren a toda la sociedad expoliada y sacrificada a los intereses de la banca y la oligarquía.

Porque no es verdad que no haya otra manera de salir de la crisis que la que está aplicando este Gobierno –del PP, of course- de ultraderecha. Se puede hacer como en Francia, o se puede hacer atendiendo los consejos de los inspectores de la Hacienda Pública.

Se podría, incluso, seguir los consejos de Jean Ziegler, vicepresidente de la Comisión de DDHH de la ONU, que propone "ocupar y nacionalizar la banca”, porque según expresa: “Vivimos en un orden mundial criminal y caníbal, donde las pequeñas oligarquías del capital financiero deciden de forma legal quién va a morir de hambre y quién no. Por tanto, estos especuladores financieros deben ser juzgados y condenados, reeditando una especie de Tribunal de Núremberg”. Va más allá Ziegler, que considera que “los dirigentes españoles deben hacer lo mismo que ha hecho Rafael Correa en Ecuador, es decir, negarse a pagar la deuda, cuya amortización ya es altísima, porque es odiosa e ilegítima. Esto es, se ha creado, en gran parte, por la delincuencia financiera y la corrupción política, sin materializarse en inversiones reales”.

Ha llegado la hora de que la ciudadanía diga ¡basta! a las medidas de un gobierno ultraliberal que llegó al poder con engaños. Un gobierno –del PP, of course- que ha cometido un delito de lesa democracia al ocultar su programa mintiendo respecto a sus intenciones. Salir a la calle cacerola en mano masivamente hasta que el gobierno dimita y se convoquen elecciones para elegir un ejecutivo y un parlamento al servicio de los intereses de la gente y no de los bancos y los empresarios se hace imprescindible y urgente.

Porque ya no se trata de ‘pararles los pies’. Se trata de recuperar lo que nos están hurtando: Nuestro bienestar y nuestra dignidad.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…