Ir al contenido principal

Un hecho insólito en la televisión: Un político pidiendo perdón



Este mediodía, al llegar a casa y encender la tele para ver el informativo de la Sexta, pensé que estaba sufriendo una alucinación, cosa rara, porque no había ingerido alcohol y resultaba bobo atribuirlo a la fruta y café con soja del desayuno, ingerido horas antes; que se sepa la soja no produce alteraciones mentales. En todo caso, lo que estaba viendo no tenía visos de realidad, resultaba imposible, me dije a mí misma. ¿Un político de estas geografías pidiendo perdón? Bah.

Así que, como mi perro me urgía para salir a la calle, le puse la correa y me fui a pasearlo bajo un cielo y un mar muy grises que anunciaban la lluvia que llegó horas más tarde. Mientras paseaba, seguía diciéndome que no y que no, que no podía ser real lo que creía había visto en televisión, que no era posible que aquel señor de rostro alargado y rotunda calva, estuviera pidiendo perdón, porque nuestros políticos no hacen esas cosas jamás, así que no se trataba siquiera de un hecho insólito, sino de que mi imaginación me había jugado una mala pasada.

Pues resulta que no, que horas más tarde supe que lo que había interpretado como una alucinación no era tal, ya que diversos medios escritos daban cuenta en sus webs de la noticia. No había sido una alucinación, tampoco una escena aislada de una película ficción. Se trataba de un hecho real insólito. Rodolfo Ares, consejero de Interior del Gobierno vasco, pedía perdón por la muerte del joven Iñigo Cabacas, fallecido a consecuencia de un pelotazo de goma de la Ertzaintza, tal como les contaba ayer en este mismo blog.

Una vez sobrepuesta del pasmo -no me digan que no es experiencia digna de ser contada ver en esa tesitura a uno de nuestros políticos-, leí la noticia aún con cierto estupor. Así supe que el señor Ares, no solo mostró sus compungidas condolencias a la familia y allegados del joven muerto por el pelotazo, sino que había anunciado que la policía vasca iba a dejar de usar ese letal material antidisturbios a partir del uno de enero de 2013, como que además, durante los meses que quedan para que finalice este año, su uso será muy restringido.

La cosa no es como para tirar cohetes, lo sé, es lo menos que puede hacerse, aparte de abrir un expediente para castigar a los culpables del brutal exceso, lo que por cierto anunció que va a hacerse. Pero como estamos acostumbrados a oír a otros políticos diciendo que los jóvenes de instituto son ‘el enemigo’, a que se considere que los antidisturbios que en València le abrieron la cabeza a varios adolescentes no cometieron excesos y cosas del mismo orden, la actitud del consejero vasco en tales circunstancias resulta tan inusual, que diría que resulta hasta reconfortante.

Ver a Ares pedir perdón a la familia, reconociendo que las fuerzas de seguridad de Euskadi se extralimitaron, me hizo pensar que la sobada afirmación de que ‘todos los políticos son iguales' podría no ser cierta. Así, por ejemplo, nos quejábamos amargamente de los recortes del gobierno socialista, de su reforma laboral, pero ahora, viendo como actúa el PP, se colige que no es verdad que no haya diferencia entre los socialistas y los populares.

Es posible que entre los socialistas haya políticos arrogantes, que los haya hasta corruptos, pero hay que reconocer que entre la actitud y los gestos de unos y de otros media un abismo, que cuando gobierna el primero se ensanchan las libertades, y cuando lo hace el PP se restringen hasta pretender ponernos una mordaza, controlar a los manifestantes, hacernos pagar por el aire y privatizar la arena de las playas.

Así que no, no son lo mismo el PP y el PSOE. Supongo que ahora estarán dándose cuenta muchos de los que votaron al PP convencidos de que ‘son la misma cosa’ o encorajinados porque no les gustaron los recortes llevados a cabo. Pero cuando gobernaba el PSOE no se hicieron leyes que vulneraran las libertades públicas, recuerden el trato exquisito a los ‘indignados’ de la Puerta del Sol, y no solo. Así que ahora, como dicen algunos, ‘disfruten de lo abstenido y lo votado’, que buena nos la han líado a quienes no soportamos a los epígonos de dictadores. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…